Bruselas quiere que los Estados miembros compartan medicamentos entre ellos en casos de faltas

La iniciativa forma parte de un nuevo documento de reflexión con el que el Ejecutivo comunitario quiere «prevenir y mitigar» episodios de escasez de fármacos.

Lectura 4 minutos
2 de noviembre 2023

La Comisión Europea ha anunciado este martes un «mecanismo voluntario de solidaridad» para que los Estados miembros compartan desde este invierno medicamentos críticos en situaciones de falta, como la sufrida el invierno pasado por la falta de antibióticos.

La iniciativa forma parte de un nuevo documento de reflexión con el que el Ejecutivo comunitario quiere «prevenir y mitigar» episodios de escasez de medicamentos, especialmente los que considera esenciales y para los cuales quiere garantizar la «seguridad de suministro».

Bruselas plantea un «mecanismo voluntario de solidaridad» en el que los países puedan informar al resto de sus necesidades para un medicamento concreto y otro socio «pueda responder redistribuyendo medicamentos de sus existencias disponibles».

«Esto permitirá a cualquier Estado miembro que afronte escasez (de medicamentos) buscar apoyo de otros Estados miembros que puedan compartir sus medicamentos si tienen suministro suficiente», explicó en una rueda de prensa la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, quien detalló que la intención de Bruselas es poner «inmediatamente» en funcionamiento este mecanismo para que sea operativo este invierno.

El documento de hoy complementa la reforma legislativa que el Ejecutivo comunitario planteó en primavera, pero que actualmente se encuentra en fase de negociación entre el Parlamento Europeo y los Estados miembros con pocas esperanzas de que sea desbloqueada en un futuro cercano. El texto de la Comisión Europea, que no es un documento legal sino una reflexión sobre los siguientes pasos, busca que algunas cuestiones que recoge el proyecto legislativo puedan ser operativas este invierno mientras avanza el proceso de aprobación.

«Flexibilidades» regulatorias

Bruselas contempla introducir también «flexibilidades» regulatorias, como prolongar los periodos de conservación de medicamentos o impulsar la autorización «rápida» de alternativas cuando exista escasez de un producto.

La Comisión contempla impulsar las compras conjuntas de medicamentos – al igual que se está haciendo con la adquisición de gas a raíz de la crisis energética – y para ello publicará a principios de 2024 unas directrices sobre cómo acudir de forma conjunta a los mercados. El texto del Ejecutivo comunitario prevé realizar compras conjuntas de antibióticos y tratamientos contra virus respiratorios en el invierno del próximo año.

Bruselas aseguró que está trabajando con la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) y con los Estados miembros para crear la primera lista europea de medicamentos críticos, cuya «primera versión» será pública antes de que acabe este año con entre 100 y 350 medicamentos, avanzó Kyriakides.

La Comisión avanzó la creación de una Alianza de Medicamentos Críticos que estará operativa desde principios de 2024 para reunir a autoridades nacionales, industria, representantes de la sociedad civil e instituciones y agencia de la UE para «coordinar su actuación frente a situaciones de escasez de medicamentos y abordar vulnerabilidades en la cadena de suministro».

«Se centrará en las medicinas más críticas de la lista de la Unión y aportará respuestas ajustadas a las vulnerabilidades que identifiquemos en sus cadenas de suministro», explicó la comisaria chipriota.

Además de coordinar las compras conjuntas a nivel europeo, esta Alianza explorará modos de diversificar las cadenas de suministro globales a través de «asociaciones estratégicas», estudiará la forma de aumentar la capacidad de producción e innovación de medicamentos críticos y de sus ingredientes en Europa y desarrollará un «enfoque común» para el almacenamiento de medicinas en el bloque.

El trabajo de este grupo de coordinación podría derivar, añade la Comisión, en una Ley de Medicamentos Críticos, aunque la institución ha supeditado esta posibilidad por ahora a un análisis de impacto que muestre la «viabilidad» de un proyecto legislativo en este sentido.

Fuente: diariomedico.com

Path Copy Created with Sketch.
X