El Hospital del Mar crece para sus ‘habitantes’: pacientes y profesionales

Lectura 4 minutos
8 de marzo 2024

El Hospital del Mar, de Barcelona, será en unos años un centro casi nuevo y que responde a las necesidades (y peticiones) de pacientes, familiares y profesionales.

Si hubiera que resumir en una palabra la tercera y última fase de la reforma y ampliación del Hospital del Mar, en Barcelona, esta sería calidez. Por un lado, por su orientación al Mediterráneo y la importancia que se da en las nuevas unidades de hospitalización a la luz natural y, por otro, porque eso es lo que se intenta transmitir a pacientes, familiares y profesionales, ya que así lo pidieron.

Y es que esta reforma, que afronta desde este año y hasta 2030 su última fase, es, en parte, el resultado de un proyecto de cocreación entre los despachos de arquitectos Pinearq y Brullet-De-Luna y grupos de ciudadanos y profesionales del hospital. Así, A través de los llamados workshops de cocreación, realizados siguiendo la metodología de serious games, se han trabajado una serie de propuestas de organización de los espacios del nuevo edificio. Han podido expresar su opinión sobre cómo deberían ser las plantas de hospitalización y las habitaciones, los vestuarios, los baños, las salas de estar o los pasillos. 

Sentirse como en casa es la principal petición de los pacientes, al mismo tiempo que apuestan por la privacidad y la tranquilidad, por disponer de luz natural y vistas al mar, de un mobiliario polivalente. También piden una zona de office, donde poder calentar una fiambrera, y baños en todas las plantas para los familiares de los pacientes ingresados. En el caso de las zonas comunes y de paso, se pide un estilo cálido que, en el caso de las zonas de pediatría, tiene que ser más alegre y desenfadado. En los espacios prequirúrgicos, se pide un entorno que favorezca la relajación en unos momentos de mucha inquietud por la inmediata intervención.

Estas peticiones se han plasmado en diversas actuaciones. Por un lado, según explican a Diario Médico desde Pinearq, “el edificio de las unidades de hospitalización tiene forma de U abierta al Parque de la Barceloneta, el cual permite colocar el centro de gravedad de toda la edificación hacia la montaña, liberando el espacio próximo al mar, consiguiendo así menor impacto visual de todo el conjunto respecto al parque y el Paseo Marítimo”.

Esta mirada al mar favorece la introducción de la luz natural, “especialmente en las unidades de hospitalización para dar calidez a los espacios de estancia y en los pasillos, con la definición de un patio interior situado al lado de las unidades de enfermería”.

Por otro lado, las áreas funcionales se ordenan para minimizar recorridos y garantizar una fácil relación entre ellas.

CIRCUITOS DIFERENCIADOS

Además, las seis unidades de hospitalización se disponen “en dos barras de tres plantas con ascensor en cada punta, que permiten recibir a familiares y visitantes por un circuito segregado del resto”. De este modo, el recorrido del personal sanitario se optimiza centralizando las áreas de trabajo y control en el punto medio de la unidad, y las habitaciones y soporte a su alrededor.

Una vez terminadas las obras, el hospital barcelonés superará los 100.000 metros cuadrados de superficie, de los que 74.000 habrán sido de nueva construcción. Todo ello ayudará a superar algunos de los problemas que arrastra el actual centro, una institución de más de cien años y que mantiene en activo edificios construidos en los años 20 del siglo XX. 

Fuente: diariomedico.com

Path Copy Created with Sketch.
X