España da un salto en la calidad de fabricación de principios activos

Más de 250 ejecutivos de la industria farmacéutica de todo el mundo exponen sus previsiones en un informe anual presentado en la feria mundial CPHI de Barcelona.

Lectura 6 minutos
6 de noviembre 2023

España ha mejorado de forma muy importante en la calidad de fabricación de principios activos farmacéuticos, pasando del puesto 11 en 2022 al puesto 5, solo por detrás de los grandes gigantes farmacéuticos de Alemania, Estados Unidos, Japón y Reino Unido, y muy cerca ya de Italia. Así lo revela el informe de 2023 de la Encuesta Anual CPHI, que alcanza con esta su séptima edición y que explora los puntos de vista de más de 250 ejecutivos de la industria de todas las regiones del mundo. CPHI es una comunidad global de profesionales de la industria farmacéutica, que acaba de celebrar su feria mundial de este año en Barcelona.

En este marco se han presentado los resultados de la citada encuesta, en la que también se observa que España experimentó una mejora en su potencial de crecimiento para la industria de fabricación de productos biológicos. En resumen las tendencias observadas en la encuesta en comparación con las del año pasado son muy positivas, con nuestro país avanzando en la clasificación en casi todas las áreas, en particular en su potencial de biocrecimiento, que esta edición alcanza el 30% y representa así el país cuyo potencial ha crecido más de un año a otro.

Destaca en el conjunto de nuestro país la región de Barcelona, que ha sido clasificada como el segundo entorno más productivo para la creación de empresas de biotecnología y ciencias de la vida, y ha experimentado un salto significativo en la clasificación general de competitividad en comparación con el año pasado, pasando del puesto 14 al 9.

A pesar de este crecimiento importante, el informe destaca que los ejecutivos encuestados «creen que todavía hay formas de impulsar la industria farmacéutica en la región», y entre las cuestiones que apuntan para que la capital catalana se convierta en un centro farmacéutico de importancia mundial señalan la necesidad de que haya más servicios de fabricación e I+D en la región, además de zonas libres de impuestos y otros programas de inversión. No obstante, y para que la región de Catalña continúe su ascenso, a los ejecutivos les gustaría ver a la comunidad investigadora apoyada por un mayor número de proveedores de servicios, en particular de CRO no clínicos (siglas en inglés de Organización de Investigación por contrato, y que proporciona servicios de investigación a la industria farmacéutica y biotecnológica en nombre de estas empresas) y CDMO (siglas en inglés de Organización de Desarrollo y Fabricación por Contrato, que ofrecen servicios en las etapas de desarrollo y producción de medicamentos).

2024 ¿el año de la recuperación?

De forma global, el informe apunta a un aumento de la financiación de la biotecnología y un consecuente crecimiento de los servicios farmacéuticos por contrato. Brian Scanlan, de Edgewater Capital, fue quien analizó los datos de este nuevo informe y afirmó que la liquidez en el mercado biotecnológico y farmacéutico de tamaño medio es típicamente un indicador de crecimiento para el sector de CRO y CDMO. Por primera vez en 18 meses la financiación del sector parece haberse estabilizado en los dos últimos trimestres en los niveles observados justo antes de la pandemia. «Si ya hemos tocado fondo, entonces se reducirá el nivel de riesgo y se podrá tener más en cuenta la previsibilidad en los futuros hábitos de gasto de las farmacéuticas emergentes ¿Pero esto quiere decir que se aflojará el cinturón en 2024» comentó el experto durante la presentación.

Según las cifras aportadas por el informe, la financiación total del sector hasta julio asciende a 30.200 millones de dólares y, para todo el año 2023, la tendencia es muy superior a la de 2022. La única ausencia notable es la debilidad continuada de las salidas a bolsa, agravada por la salidas atascadas. «Esto es un dato importante, porque al final todo es un ciclo en la financiación. Si los fondos de capital riesgo no ven salidas a bolsa, no se animan a invertir en las fases iniciales de los proyectos. Pero en el momento que se ven salidas a bolsa y que estas salen adelante, esto anima a los fondos a invertir ya que ven una opción interesante a medio plazo para ellos», apunta Raúl Martín-Ruiz, de Ysios Capital.

Scanlan añadió que, aunque sigue habiendo «demasiadas empresas farmacéuticas emergentes compitiendo por demasiado poco capital», la situación está cambiando. El número de empresas con proyectos de I+D activos en todo el mundo ha pasado de casi 4.800 en 2020 a más de 5.500 en 2023. Esto supone un aumento de casi el 15%. Sin embargo, los niveles de financiación han caído a casi la mitad de los de 2020 durante el 2020, lo que ha supuesto una ralentización a corto plazo de los proyectos de desarrollo. «Pero hay indicios de una mejora en el entorno de financiación de capital riesgo, aunque esto tiene que coincidir con un aumento de las fusiones y adquisiciones en el sector farmacéutico y un entorno más saludable de Oferta Pública Inicial. Creemos que la menor demanda, sobre todo de farmacéuticas emergentes y en fases tempranas de desarrollo, se prolongará durante un periodo de 12 a 18 meses. Sin embargo, la comunidad de bancos de inversión ya está señalando un repunte en la actividad de acuerdos a partir de finales de 2023 y acelerándose en 2024», añadió Brian Scanlan.

Un cambio que se ha ralentizado es el ruido en torno a la deslocalización, que ahora es una batalla de dos fuerzas competidoras. Las fuerzas que originalmente desencadenaron el auge de la realineación de la cadena de suministro (covid, tensiones geopolíticas, mitigación de riesgos) se han visto parcialmente contrarrestadas por el apaciguamiento de las tensiones geopolíticas, el alivio de las interrupciones de la cadena de suministro y los actuales retos de financiación que impulsan a centrarse de nuevo en la gestión de la tesorería (es decir, reconsiderar regiones de menor coste para los servicios externalizados). También hay que tener en cuenta que la desvinculación de fuentes extraterritoriales como China es excepcionalmente compleja, y muchas cadenas de suministro conducen en última instancia a materias primas fabricadas en China.

Fuente: diariomedico.com

Path Copy Created with Sketch.
X