La aspirina a bajas dosis parece reducir la grasa hepática en esteatohepatitis sin cirrosis

Lectura 3 minutos
5 de abril 2024

El ácido acetil salicílico (ASS) o aspirina a bajas dosis diaria, 81 mg, reduce la cantidad de grasa hepática a los 6 meses de seguimiento de la esteatohepatitis.

Los pacientes con enfermedad hepática esteatósica asociada al metabolismo (MASLD, anteriormente NAFLD) moderada sin cirrosis que tomaron durante 6 meses ácido acetil salicílico (ASS) o aspirina diaria a dosis bajas redujeron significativamente la cantidad de grasa hepática en comparación con los que tomaron placebo, según muestran los resultados de un ensayo aleatorizado de fase 2 doble ciego que publica JAMA y en el que, no obstante, se señala que los datos son preliminares y que se necesitan más trabajos con una mayor cantidad de población para confirmar estos hallazgos.

«En esta enfermedad sin cirrosis, una dosis baja de aspirina, 81 mg diarios, produjo reducciones en la grasa del hígado y mejoró marcadores de inflamación y fibrosis hepática«, según Robert M. Wilechansky, del Departamento de Hepatología y Trasplantes en el Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos.

Este ensayo clínico se llevó a cabo en un solo hospital de Boston, Massachusetts. Los participantes, 80 en total,  tenían entre 18 y 70 años y presentaban MASLD establecido sin cirrosis. La inscripción se produjo entre el 20 de agosto de 2019 y el 19 de julio de 2022, con seguimiento final el 23 de febrero de 2023. Los participantes fueron asignados al azar para recibir aspirina una vez al día, 81 mg, o pastillas de placebo idénticas durante 6 meses.

CRITERIOS DE EXCLUSIÓN 

Se excluyeron los pacientes con cirrosis basal u otra enfermedad hepática, los bebedores habituales, los que habían consumido aspirina en los 6 meses siguientes o los que utilizaban otros agentes antiplaquetarios o anticoagulantes, así como los pacientes con enfermedad renal o cardiovascular grave, cáncer activo, embarazo o lactancia. Tampoco se analizaron los que presentaban trombocitopenia o se habían sometido a cirugía bariátrica en los últimos 2 años.

Según el estudio, el criterio de valoración principal fue el cambio absoluto medio en el contenido de grasa hepática, medido mediante espectroscopia de resonancia magnética de protones (MRS) a los 6 meses de seguimiento. Los cuatro resultados secundarios clave incluyeron el cambio porcentual medio en el contenido de grasa hepática mediante MRS, la proporción que logró al menos una reducción del 30% en la grasa hepática y las reducciones medias absolutas y relativas en el contenido de grasa hepática, medidas mediante imágenes por resonancia magnética con densidad de protones y fracción de grasa. MRI-PDFF). 

Fuente: diariomedico.com

Path Copy Created with Sketch.
X