La inteligencia artificial y la tecnología están impulsando las terapias digitales, que benefician no sólo a los pacientes, sino al sistema sanitario y al conjunto de la sociedad

En los últimos años ha aumentado el número de aplicaciones capaces de interactuar con el paciente para prevenir, gestionar o tratar enfermedades y que, además, pueden generar datos que se incorporen a la historia clínica y aporten evidencia en vida real

Lectura 4 minutos
5 de octubre 2023

Las aplicaciones digitales son ya parte integral de la vida de las personas y el ámbito sanitario no es ajeno a ello. En los últimos años, además, la irrupción de nuevas tecnologías ha impulsado las posibilidades para mejorar la salud de este tipo de soluciones.

En este marco se encuadran las terapias digitales, un concepto que incluye aplicaciones u otros programas que interactúan con los pacientes para prevenir, gestionar o tratar enfermedades y que permiten un seguimiento de éste entre las visitas a su médico. Además, generan datos que se incorporan a la historia clínica y que pueden contribuir a la generación de evidencia en vida real (RWD, por las siglas en inglés de real world data).

Sobre este asunto ha hablado este viernes el director del Departamento de Estudios de Farmaindustria, Pedro Luis Sánchez, en la jornada Atención digital personalizada y el Espacio Europeo de Datos de Salud, un encuentro de expertos organizado en el marco de la Presidencia española del Consejo de la UE.

“La inteligencia artificial y la tecnología están impulsando las terapias digitales, que benefician no sólo a los pacientes, sino al sistema sanitario y al conjunto de la sociedad”, indica el portavoz de Farmaindustria, que ha expuesto los desafíos y oportunidades en este ámbito durante el debate sobre “Dispositivos digitales y aplicaciones sanitarias”. En el mismo han participado también Barbara Höfgen, del Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios de Alemania; Roger Lim, experto coordinador de políticas en Espacio Europeo de Datos Sanitarios de Países Bajos, y Andoni Lorenzo, presidente del Foro Español de Pacientes.

El beneficio de estas aplicaciones es visible a corto plazo, en forma de mejoras en la adherencia terapéutica, de nuevas opciones para el diagnóstico o incluso de impulso a la efectividad de medicamentos gracias a enfoques combinados. Pero también hay otras utilidades más visibles a medio plazo y que son tan importantes como la medicina personalizada, ya que las terapias digitales permiten la recogida y análisis de datos que puedan definir necesidades específicas del paciente.

“Los beneficiarios más directos de las terapias digitales son los pacientes, que pueden mejorar su experiencia y resultados en salud, gracias a la motivación de hábitos o el fomento de tratamientos a domicilio, entre otras opciones. Pero los beneficios del uso de estas aplicaciones son también los sanitarios, que pueden tener un mayor acceso y seguimiento de los tratamientos y las respuestas de los pacientes. Todo ello redunda al final en el beneficio del sistema, pues pueden contribuir a reducir la carga asistencial, gracias al aumento de la prevención y la disminución de visitas a centros sanitarios”, apunta Pedro Luis Sánchez.

La extensión y el papel que jugarán estas terapias digitales en el futuro próximo va a estar muy condicionada por la apuesta de la Administración Pública. Actualmente, Alemania es el país europeo más avanzando en la incorporación de estas terapias, puesto que es el único que contempla una vía específica de financiación pública. Como explica el director del Departamento de Estudios de Farmaindustria, también Francia está trabajando en una vía parecida de financiación y otros países como Bélgica, los nórdicos y Países Bajos han mostrado disposición a esta financiación.

El potencial de la evidencia en vida real

Sobre una de las potencialidades del uso de estas aplicaciones, la generación de evidencia en vida real, habló también esta semana el director del Departamento de Estudios de Farmaindustria el Congreso nacional sobre innovación mediante el uso de datos sanitarios, celebrado en Sevilla el 26 y 27 de septiembre.

“Los datos procedentes de los ensayos clínicos cubren un pequeño porcentaje de los pacientes y resulta crítico utilizar al máximo los datos existentes”, refiere el portavoz de Farmaindustria, quien defiende las oportunidades que presentan los datos en vida real para “mejorar el entendimiento de enfermedades, la monitorización de los tratamientos, los procedimientos de evaluación de nuevos fármacos y la evidencia de los sistemas sanitarios”.

Pedro Luis Sánchez expuso en este foro la posición de España en este ámbito así como de las iniciativas que están impulsando el uso secundario de los datos como el Data lake sanitario o el Espacio Europeo de Datos Sanitarios.

Fuente: farmaindustria.es

Path Copy Created with Sketch.
X