Roche se une a la carrera por el mercado antiobesidad con la compra de Carmot

Este segmento podría superar los 11.000 millones de dólares en 2028, pero los candidatos a hacerse con parte de la tarta, a los que ahora se suma Roche, son cada vez más.

Lectura 4 minutos
5 de diciembre 2023

Roche ha anunciado la adquisición de la compañía estadounidense Carmot Therapeutics, con sede en Berkeley, California, por un precio total de 2.700 millones de dólares (unos 2.480 millones de euros) en un primer pago en efectivo, más la opción de pagos posteriores a sus accionistas de hasta 400 millones de dólares (367 millones de euros) en función del cumplimiento de objetivos. 

El acuerdo incluye la adquisición de los proyectos de Carmot que están en desarrollo clínico, entre los que destacan las incretinas orales y subcutáneas que la norteamericana tiene para el tratamiento de la obesidad -ligada o no a diabetes- y que tienen el potencial de convertirse en primeras de clase. Saca así partido la multinacional suiza de su presencia en el diagnóstico de la diabetes para aumentar su oferta, y se suma a la reciente carrera del sector en este ámbito: Novo Nordisk, con liraglutida y semaglutida; Lilly, con tirzepatida y orforglipron; AstraZeneca, con cotadutida; Altimmune, con pemvidutida, o Pfizer, con lotiglipron y danuglipron. También hay programas de desarrollo para la obesidad con cagrisema, la combinación del análogo de amilina cagrilintida y semaglutida, y con survodutida, coagonista de GLP-1 y glucagón. 

No es de extrañar el interés de la multinacional suiza por este área, y abrir así su foco fundamental, la oncología, en la que está entre los líderes mundiales. Así, el tratamiento de la obesidad puede alcanzar unas ventas combinadas de medicamentos por encima de los 11.000 millones de dólares en 2028, según los pronósticos de la consultora especializada Evaluate, que suponen más de cuatro veces los 2.500 millones aproximados con los que se cerró este segmento en 2022. La cartera conjunta del sector farmacéutico global en la I+D frente a la obesidad está compuesta por más de 20 productos candidatos en fases 2 o 3 en 2022, más del doble de los que se desarrollaban en 2017. 

En concreto, la compra de Carmot permite la incorporación a Roche del compuesto principal en fase 2 -conocido como CT-388-, un agonista dual de GLP-1/GIP para el tratamiento de la obesidad en pacientes con y sin diabetes tipo 2. La molécula se administraría mediante una única inyección subcutánea semanal y tiene el potencial para emplearse tanto en solitario como en tratamientos combinados para mejorar el resultado en pérdida de peso y otras posibles indicaciones a las que se podría extender. También se hace con el CT-996, una molécula pequeña de una adminsitración diaria también agonista de GLP-1, que está en fase 1 y se dirige al tratamiento de pacientes obesos, con o sin diabetes 2. Por último, la cartera adquirida incluye la molécula en fase 2 llamada CT-868, de administración diaria subcutánea inyectable para diabetes tipo 1 en pacientes con sobrepeso u obesidad.

El acuerdo también supone la incorporación de la plantilla de la empresa californiana -unas 70 personas- a la división farmacéutica del grupo suizo, que también tendrá acceso exclusivo a la innovadora plataforma de descubrimiento de Carmot llamada Chemotype Evolution en el área de metabolismo, con la que Roche espera reforzar su cartera en desarrollo en cardiovascular y enfermedades infecciosas.

«La obesidad es una enfermedad heterogénea, relacionada con muchas otras enfermedades que de manera conjunta suponen una importante caraga de salud global. La combinación de la cartera de Carmot con los programas de nuestro pipeline farmacéutico, nuestro conocimiento en diagnóstico y nuestra cartera de productos en las áreas de metabolismo y cardiovascular, nos permite aspirar a mejorar el estándar terapéutico y a impactar de forma positiva en las vidas de los pacienes«, ha señalado Thomas Schinecker, CEO de Roche.

Fuente Diario Médico

Path Copy Created with Sketch.
X